01 de Julio de 2011

UN INCIDENTE INOPORTUNO

Malas noticias para mí. El sábado pasado fui intervenido de urgencia en el hospital "Río Hortega" de Valladolid de una hernia y torsión testicular, que se me manifestó esa misma mañana. Acudí a urgencias a mediodía con muchísimos dolores y, tras hacerme las pertinentes pruebas, el urólogo me dijo que tenía que pasar por quirófano inmediatamente. La operación salió bien y me salvaron el testículo, gracias a que al haber detectado a tiempo la dolencia, no se había producido una isquemia demasiado importante. El martes me dieron ya el alta y desde entonces estoy por casa, aunque muy limitado de movimientos como es lógico.

 

En definitiva, una muy mala experiencia que no acaba aquí, ya que como consecuencia tendré que aguantar algunas semanas en cuarentena, por lo que mi temporada deportiva se ha ido al traste, aunque en estos casos está claro que la salud es lo primero y al menos me queda el consuelo de que sólo ha sido un susto. Los plazos que los médicos me han dado para retomar mi actividad son de 15 días, en el mejor de los casos, a 30. Mis planes más inmediatos pasaban por competir mañana mismo en la prueba de 800m en el Meeting de Madrid, pero tendré que verlo por televisión, al igual que lo que resta de temporada.

 

Y con esto espero haber cubierto el cupo de mala suerte por lo que me resta de vida...

 

Álvaro en el hospital

PATROCINADORES

Álvaro Rogríguez