12 de Febrero de 2011

NO VA BIEN LA COSA

Pues así es. Como ya anticipo en el título de esta nueva entrada, la temporada invernal no está resultando lo que esperaba. Durante todo lo que llevo de estancia en Sevilla no he rendido bien en los entrenamientos más exigentes. Mis malas sensaciones son a nivel muscular y se traducen en pesadez de piernas, se me cargan mucho y muy rápido. Parece un problema ajeno a mi control, ya que todo lo que está en mis manos lo estoy llevando a cabo lo mejor que puedo, en cuanto a tema de entrenamientos, descanso, masajes, alimentación, hidratación, suplementación, etc. Incluso me he hecho una analítica y ninguno de los parámetros parece excesivamente anormal, más allá de los habituales signos de fatiga muscular propios del entrenamiento de alto nivel. En Stuttgart mi rendimiento fue bastante bueno dadas las circunstancias (me habría dado con un canto en los dientes haciendo 3′40), pero noté que no estoy todo lo bien que debería en los últimos metros, los que realmente cuestan y en los que se deciden las carreras. Desde que volví de Alemania Elías ha readaptado mi rutina de entrenamientos para realizar cargas que pueda tolerar y ampliar los descansos entre las sesiones más intensas. El lunes realizaré mi último entreno fuerte, y en función de cómo me vea decidiré incluso si renuncio a participar en el campeonato de España el siguiente fin de semana. Desde luego no se podrá decir que no lo he intentado, pero cuando vienen así dadas...

 

En otro orden de cosas, ayer estuve en el pabellón de San Pablo aquí en Sevilla presenciando el control de mefiofondo organizado por la RFEA, que deparó varias carreras espléndidas, por encima de todas la de 800m masculina. ¡Impresionante! Una pena que tal espectáculo no fuese televisado ni premiado como hubiera sido de recibo en algún gran meeting, pero el mermado calendario nacional de pista cubierta no ha dado otra opción. Mañana iré hasta Punta Umbría también para ver y animar a varios amigos en el campeonato de España de cross por clubes. Al menos me queda compartir la alegría de sus triunfos en este mes de sinsabores que llevo.

PATROCINADORES

Álvaro Rogríguez